jueves, 30 de agosto de 2012

Una vez más

El día 27 de Agosto de 2012, me convencí aún más de que quiero pasar el resto de mi vida con él.
Te quiero...

sábado, 25 de agosto de 2012

En un futuro no muy lejano..

- Quiero preguntarte algo.
-Pregúntame.
-Es más bien una promesa, quiero que me hagas una promesa. Una de esas irrompibles aunque el tiempo pase, aunque se nos presentes miles y miles de obstáculos.
-Bien. ¿Qué promesa?.
-¿Me prometes, que aunque el tiempo haga de las suyas, y la vida no nos de todas las oportunidades que buscamos, estaremos juntos siempre?.
-Siempre, siempre...te lo prometo amor.
-No podremos cumplir el sueño de viajar juntos por todo el mundo, solos tú y yo. Ni el de hacer un crucero en uno de esos barcos gigantescos que parecen bloques de pisos.
-¿Por qué?.
-Estoy embarazada.

viernes, 24 de agosto de 2012

Historias para no dormir

Me dices en tu carta que sigues yendo a aquel bar, a aquel lugar secreto, tan lleno de momentos. Me escribes unas lineas contandome lo sola que estas, que sientes que tu vida, se va con el recuerdo.
Mencionas que en las noches no puedes casi ni dormir, que aun sientes mis abrazos, quedandonos dormidos. Y quieres que te escuche ahora que no estás aquí, ahora que yo he cambiado y te has arrepentido.
Y me pides que recuerde lo nuestro, la forma en que llenabas mi cuerpo, los gestos, las palabras,
 los sueños que compartimos.
Espero que estés bien aunque estés sola, pues en mi vida ya no quedan horas, para pensar en ti, para sentirte en mi, para dejar que mande el corazón.
Que piensas si te digo que no aprendí yo nada de ti, que siempre estuve solo, y el miedo por amigo. Que sientes ahora que la distancia te ha hablado de mi, tu conmoción ahogada, perdida en un suspiro.
Y ahora miremos despacio que el mundo gira hacia el otro lado, intenta borrar de tu historia lo que te he dado.
Espero que estés bien aunque estés sola, ya ves, el tiempo a veces no perdona. Aquí me tienes vuelve a escribir cuando quieras saber de mi...

martes, 21 de agosto de 2012

Teatro

Que nunca hable de ello no signifia nada. No hay un solo día en que no eche de menos aquel mundillo de las actuaciones, los nervios y los ensayos. No hay un solo día en que no piense que sigo cada vez con más ganas de dedicar tiempo al teatro. Pero eso no quedó ahí. Voy a hacer teatro. Estoy convencida.

thank you

El tiempo pasa, pero muy lentamente. Parece que nunca llega el momento. ¿Llegará?.
Hoy recuerdo que hace algún tiempo, moría por detener el tiempo, porque las personas que antes había en mi vida fuesen las que durante toda ella me acompañaran. Me negaba a conocer a nadie, no me interesaba nada más que lo que conocía. Y ahora pienso, ¿fue tan bonito vivir en la ignorancia?.
Igual que ahora, antes sabía que las cosas no eran como yo las veía, pero me daba igual, me conformaba con las sobras. Ahora reflexiono, y me hace gracia.
Veo lo que tengo y me parece tan patético mi comportamiento... Nunca nada mereció la pena.
Le doy gracias al tiempo, porque es el único capaz de demostrar esas cosas que las personas nos negamos a admitir. Y al final, acabamos admitiendo.

lunes, 20 de agosto de 2012

Uno de esos mil momentos mágicos que vivimos.

Pienso una y otra vez en cada uno de los momento que me regalas, los imagino en mi mente repetidas veces y sonrío al darme cuenta de la cantidad de momentos que nos quedan por vivir.

Y cuando estás aquí, jugueteo con mis dedos y los tuyos. Acaricio tu cara y tú me respondes con un beso. Tarareo mil veces nuestra canción en mi cabeza y, cuando me despisto, lo estoy haciendo en voz alta, entonces tú también lo haces. Y sonrío. Siempre me sigues el juego.
Te provoco, me acaricias, te beso. Tus manos se me adelantan, te esquivo, me miras, sonrío. Me encuentras y entonces, nos sumergimos en un mundo que nadie, absolutamente nadie, puede entender.

domingo, 19 de agosto de 2012

Minivacaciones y un reto

Tras tres días en el paraíso, todo vuelve a la normalidad.
Han sido tres días sin horarios, sin preocupaciones, sin kilómetros de por medio.
Tres días en los que he podido disfrutar de ver tu cara antes de dormir y sonreirte al despertar. Tres días en los que lo que más nos ha importado es qué postura adoptar para dormir cuatro personas en un mismo coche.
Hemos disfrutado de momentos que no olvidaremos nunca, momentos que serán siempre un secreto entre tú y yo. Pero además de disfrutar, también ha habido un gran reto.
Un reto, que sin pensarlo se te ha presentado. Como todos los retos, éste también ha costado. Te ha costado a ti, porque lo vivías y me ha costado a mi, porque he visto cómo lo vivías. Pero, tras los tres días de esfuerzo, podemos decir a boca llena que hemos superado la prueba. Has superado a prueba.
Estoy segura de que por dentro, te alegras de no haber caído. Sé que esto lo entenderás mejor: sé que tienes que estar muy orgulloso de tí mismo por haber aprobado sin ningún cate.
Y en cuanto a mí...mucho más orgullosa estoy de ti que tú mismo. Lo has conseguido.
A veces la vida nos pone a prueba, y es ahí donde hay que demostrar que cada uno somos dueños de nuestros actos. No has querido, no ha pasado. Solo tú tenías el poder, la responsabilidad, todo en tus manos. Y lo has logrado. Enhorabuena cariño.
Pero, como todo, lo bueno siempre acaba y llega el momento de decir adios, veo como te vas y se me cae el mundo encima. Intento controlarlo pero me puede. Me derrumbo, siempre me derrumbo. Me consuela saber que dentro de algunos días, todo esto se habrá acabado y por fín podremos despedirnos de las despedidas.

viernes, 17 de agosto de 2012

Reflexiones

Estoy aquí sentada, esperando oir el motor de un coche con la música más alta de lo que la llevan los vecinos. Y el corazón me palpita como si fuese la primera vez que te veo. Estoy ansiosa de verte, de sentir tu olor, de que me des uno de esos besos que hacen que olvide que el mundo existe más allá de nosotros dos.
Me paro y pienso cómo es posible que yo haya llegado a esta situación de enagenación mental, esta vez no transitoria. No encuentro respuesta pero me encanta. Me encanta saber que cuento contigo, me encanta mirar mi futuro y que mi futuro seas tú. Me encanta decidir años antes como se llamarán nuestros hijos y me encanta comprobar que la unión de nuestros apellidos no queda feo para que la lleven nuestros hijos.
Me encanta despertar cada día y esperar tu llamada, me encanta saber que pronto no esperaré una llamada sino un "buenos días" acompañado de un beso que me dará la vida cada día.
Me encanta saber que tú eres tú y que yo soy yo...y unidos, somos nosotros.
"Porque tú eres tú y yo soy yo, y esos es maravilloso, porque me llenas la vida de vida..."

jueves, 16 de agosto de 2012

Comparaciones y algunas esperanzas

Ahora mismo la vida, es como un laberinto. Voy caminando por un camino de obstáculos en el que a veces no encuentro paredes. Y es ahí donde aparece él. También sé que al final del laberinto es él quien me espera. Pero no estoy muy segura de si sabré encontrar el camino y llegar ilesa al final.
Me resulta tan difícil seguir con ganas, la energía que tengo es pobre, es la energía que él me da cada día con sus abrazos. Pero lo veo poco, y la energía es insuficiente. Entonces llego aquí y se me cae el mundo encima. Días y días que parecen no tener fin. Divisamos la meta y contamos las horas que nos quedan para que todo esto acabe pero no paran de retrasarla. Cada vez está más lejos y los días pasan, pero parece inútil porque mientras yo avanzo hacia la meta, ella tretrocede. Parece que nunca voy a llegar al final del laberinto. Y tropiezo y me levanto y vuelvo a tropezar. Ya hace tiempo que camino a gatas, para intentar no volver a caer pero es inútil otra vez, los brazos me fallan y de nuevo me estampo contra el suelo. Miro hacia delante para ver cuanto queda, pero las lágrimas no me dejan ver el final. Por suerte él me ve, lleva acompañandome todo el camino, y son sus palabras de ánimo las que me guían.
Ahora mi única energía son solo palábras pronunciadas a una distancia de 43 kilómetros. 43 malditos kilómetros...
Pero llegaremos juntos al final...llegaremos porque vamos de la mano...

miércoles, 15 de agosto de 2012

Hoy, 15 de agosto, es un día señalado.

No sé muy bien cuanto tiempo hace que no escribo en este blog, pero me atrevería a aventurar que más de seis meses por lo menos...
Lo que sí sé con certeza es por qué escribo hoy.
Hoy, 15 de agosto de 2012, solo faltan dos meses justos para hacer un año con la mejor persona que he conocido en mi vida. Hoy llevamos 10 meses manteniendo una relación, difícil por qué no decirlo, pero increible. 10 meses en los que he aprendido mil cosas, 10 meses en los que he reido como una loca y en los que he disfrutado como un niño pequeño. Diez meses en los que la distancia ha querido formar parte de nuestra bonita historia, llenandola un poco de lágrimas por no poder estar tan cerca como quisieramos. Pero hoy, también empieza otra cuenta atrás. Falta justo un mes para acabar con esta maldita distancia. En un mes nos reuniremos allí, en una casa que se va a convertir en testigo de todo lo que no hemos podido vivir debido a esos kilómetros que nos han separado todos estos meses. Falta un mes para poder por fin disfrutar de verlo a mi lado cada día, para poder olvidar de una vez ese estúpido teléfono al que le debemos tanto, pero con el que también nos enfadábamos por no mostrarnos esa imagen, por no poder acercarnos los besos y las caricias a demas de las voces. Falta un mes, para que acabe este maldito verano, este verano largo y paupérrimo, careciente de cosas que nos han resultado tan necesarias como nuestra propia respiración.
Falta un mes para no tener que preocuparme de si has llegado bien a casa o si ha pasado algo en la carretera, falta un mes para que la hora no sea un impedimento cuando estemos juntos. Falta un mes para llegar a una de las mil metas que nos hemos propuesto alcanzar juntos. Falta un mes...para alcanzar la felicidad verdadera a tu lado...