viernes, 16 de abril de 2010

EL hombre y la manzana

Erase una vez una manzana roja que nunca había sido deseada por nadie. Un día un hombre pasó cerca de ella y la cojió. La tuvo un tiempo, pero al darse cuenta de que necesitaba morder esa manzana mas de lo que queria, decidió abandonarla en una calle. Cada vez que el hombre pasaba por esa calle, sentía fuertes deseos de morder la manzana y asi lo hacía. Creía que la manzana estaba envenenada asi que volvia a alejarse de ella, pero no podia negar lo evidente, necesitaba esa manzana para poner vivir. Y por mas que intentaba no morder la manzana, siempre volvia a caer en la tentacion. Hasta que un día decició dejar a aquella manzana para siempre.
Pero cuando pasó cerca de ella pasadas unas semanas, la encontró sin piel, sin color y en estado de descomposicion, y entonces descubrió que aquella manzana había crecido solo para el.
El hombre, murio pensando en que debió haber saciado sus ganas de aquella manzana cuando tuvo la oportunidad, ya que nunca mas volvería a tenerla.