miércoles, 26 de diciembre de 2012

algo más

Impotencia, rabia, tristeza... se escapa de lo imaginado. Innumerables reacciones que nunca nadie puede entender.
Por qué, quién sabe.
El caso es que hay veces que las cosas ocurren y ya no pueden desaparecer nunca.
Están ahí, te torturan, intentas no pensar pero tu mente vuela libre, hace lo que quiere, deseas no despertarte porque sabes que cuando lo hagas todo va a volver a ser real. No puede estar pasando. Pero lo está. Jamás imaginé que pudiera sentirme como me siento.
Lo que más rabia me da es que no tengo el poder en mis manos, no puedo hacer absolutamente nada. Dejar que el tiempo pase y que las heridas se curen. Pero de lo que estoy segura es de que estoy viviendo una de las situaciones más difíciles de mi vida. y me siento mal, muy mal.
Nunca pensé que ver una lágrima caer podría hacerme tanto daño.