domingo, 31 de julio de 2011

Caminos diferentes.


¿Y si me equivoqué de persona?
Alguien me dijo una vez, muy seguro de lo que decía, que no sabía elegir, y definitivamente, llevaba razón, me equivoqué, otra vez. Y ahora camino con el error a cuestas.
Podría haber elegido bien esta vez, y quizá las cosas serían diferentes. Cinco minutos con la otra parte de mi camino me confirma que mi elección fue errónea. Al fin y al cabo ha sido decisión mía, ahora las consecuencias también lo son. ¿No?.

sábado, 30 de julio de 2011

Já...

Y entonces decide abrir los ojos y mirar alrededor, no queda nada de lo que hubo. Ni si quiera quedan ganas de seguir tirando de ese pasado, ni por los buenos momentos, ni por las risas, ni por aquellos abrazos, ni por todas las horas, ni los días, ni los meses en los que había sido la persona más feliz del mundo. Pero el tiempo pasa, y pone a cada uno en su lugar, demuestra cuanta hipocresía había en aquellas palabras cariñosas, en aquellas noches interminables. Cuanto falserío en cada mirada. Y nota como miles de agujas se clavan en sus ojos cuando lee mensajes donde le dicen te echo de menos, para despuer oir de la misma boca duras palabras. Y nota como la cara se le enrojece cuando se da cuenta de lo estúpida que ha sido durante todo ese tiempo, y se siente patética, engañada. Engañada antes y engañada ahora, cuando recibe alguna llamada, y todavía piensa en que quizá se acuerden de ella, y finalmente se da cuenta de que todo es puro hedonismo. Y solo queda el principio de cualquier amistad, el interés para el beneficio propio. Perdiendo lo que es la verdadera esencia de la amistad. Y perdiendo consigo, la amistad en sí, ya no queda nada, si es que alguna vez se pudo llamar amistad.

jueves, 28 de julio de 2011

Realidades diferentes

Yo misma me sorprendo de la capacidad de autoconvencimiento que me hizo tener. Y pensé que no podría sacar nada bueno de aquella mala experiencia. Al final, he aprendido a no soñar, a ser más coherente, a vivir con los pies en la tierra y a no emocionarme con palabras vacías. Me ha enseñado a ser yo quien lleva las riendas y a no ser la subordinada de nadie como lo fui en su momento. Me ha enseñado a mandar y a no obedecer. Pero esto, esto lo he aprendido con lágrimas. No se si merece la pena...

Disculpas

-Últimamente nunca arriesgas.
-No voy a hacerlo más, ya tuve bastante ¿no crees?.
-No quise hacerte daño.
-Con un lo siento no arreglas nada.

lunes, 25 de julio de 2011

Ir03.02 Dubín'11

Dos semanas es mucho tiempo... o eso creíamos. Primer día, una quedada, 48 personas, casi todas desconocidas, en una misma habitación y un silencio un poco incómodo. Pero los días fueron pasando y el cariño fue aumentando, las risas, las clases, el frío, la lluvia, el autobús de dos plantas, y sobre todo la carretera en otro sentido nos integró en otra realidad, otra ciudad, con otra gente y otro idioma. Misma comida pero con distinto sabor. Al cuarto día ya no éramos 48 desconocidos, éramos nosotros, IR03.02. Cada uno con su nombre, su origen y sobre todo su acento. Pero te despistas, y cuando te das cuenta estás en el Hub, el "meeting point" con las maletas preparadas, un frío increíble, las lágrimas a punto de salir y las tarjeta llaves, que mil veces habíamos olvidado en la habitación, en la mano, preparadas para ser entregadas definitivamente. Era el final, eso que nunca deseamos que llagase, estaba poco a poco convirtiéndose en el presente. Todo lo bueno se acaba y yo, yo me quedo con que cada uno de nosotros hemos conocido allí a personas que a partir de ahora serán importantes, y caminarán a nuestro lado aunque seamos de diferentes ciudades. 48 perdonas de las que me llevo un trozo de sus vidas, un trozo importante como es la estancia en Dublín durante dos semanas. Espero que esto sea un hasta luego, y sigamos en contacto para siempre. Os quiero a todos.(L)

Pincha aquí para ver esta foto.

Pincha aquí para ver esta foto.

Pincha aquí para ver esta foto.

Pincha aquí para ver esta foto.

PD. Gracias al pan con manteca que nos ha alimentado durante dos semanas :)

Pincha aquí para ver esta foto.

jueves, 7 de julio de 2011

Te regalo


Te regalo mis ojos, para que puedas ver las mismas cosas de diferente manera, te regalo mis manos para que entiendas lo que siento al rozarte, te regalo mis labios y mi risa, para cuando olvides como suena la tuya. Te regalo las estrellas, el cielo, la luna y el sol, pero te advierto que quema, tienes que saber cuando es de noche para acercarte a él.

Te regalo mis sueños, que es lo mayor que tengo. Te regalo mis días y también mis noches, te regalo mis momentos buenos, los malos solo los comparto. Te regalo mis recuerdos, para que entiendas porqué soy como soy. Te regalo mis pensamiemtos, porque son más tuyos que míos. Te regalo todo lo que tengo, incluso lo que no tengo. ¿Qué espero de ti? Nada.

miércoles, 6 de julio de 2011

Seguridad Social

"Qué bien, que adelantados" Eso dicen algunos países de España por el hecho de tener Seguridad Social, es decir, que el médico nos salga gratuito. Lo que no saben esos pobres afortunados es el servicio médico que en España tenemos.
Un servicio médico en el que el médico de cabecera es capar de dar un diagnóstico a bote pronto, recetar pastillas aún sin saber a ciencia cierta la patología del enfermo. Un médico de cabecera que se tiene que equivocar de diagnóstico tres veces, antes de dar con el acertado. Un médico de cabecera que deja de ser visitado. La gente opta por asistir directamente a urgencias, y la explicación que dan es que sus médicos de cabeceras no les hacen las pruebas pertinentes directamente, sino que derivan en otros médicos y dan citas a largo plazo hasta el punto de que la propia enfermedad que tiene el paciente se acabe consumiendo sola.
La gente ya no va a sus médicos de cabecera cuando sienten malestar, ahora prefieren la urgencia del hospital, pero poco a poco la urgencia se está convirtiendo en un médico de cabecera, ése que te hace esperar, pero que en vez de mandarte a casa, esperas sentada en la silla de una sala de espera llena de gente de diversas edades, enfermas por diferentes motivos y con el aire acondicionado tan fuerte, que la mitad de los pacientes, que bien puesto está el nombre etimológicamente hablando, porque hay que tener paciencia para ser un enfermo e ir al hospital, la mitad de los pacientes tienen que pedir una manta a los propios médicos para ponerselas por los hombros y así evitar un poco el frío que en esa sala de eterna espera hace siempre y a cualquier hora. Como antes dije, persona de todas las edades, pero me voy a centrar en los ancianos, esas pobres personas que entran en la sala de espera sabiendo el momento en el que entran, pero pensando y temiendo que no volverán a salir, ¿no deberían de entrar antes los ancianos?, ¿no sería más bonito evitar angustias?, pues no. Ahí están los ancianos, los que solo tienen un simple resfriado y los que entran para no volver a salir, mezclados con personas accidentadas y otras con gripe, con virus o bacterias contagiosas, mezcladas también con personas con cáncer o incluso con defensas bajas, expuestas a coger cualquier enfermedad que agrave la suya propia. Ésa es la seguridad social, una urgencia hospitalaria de 4 o 5 horas mínimas a ser atendidos y con un máximo de casi un día entero, con pacientes muy pacientes sentados en unas sillas incómodas y con frío los que tienen suerte de poder encontrar alguna, porque los números tardan tanto en salir que a veces algunos pacientes no encuentran ni siquiera sitio para sentarse mientras les toca pasar.
Pero esto no es lo peor de todo, lo peor de todo es que vas a visitar a un amigo o un familiar enfermo en tu propio coche y tienes que dejarlo en un parking carísmo. Ya te cobran hasta por visitar enfermos. Esto es España y su seguridad social, ahora, yo me plantearía si verdaderamente esto es avance con respecto a países que tienen que pagas para ir al médico, ah, no, perdón, nosotros también tenemos que pagar para visitar enfermos si queremos ir en nuestro propio transporte.

sábado, 2 de julio de 2011

El regalo más grande

Adentrándose en lo más espeso del bosque oscuro, alumbrado, a lo sumo, con la luz de la luna, ambos, cogidos de la mano. Él se queda quieto y ella sigue caminando, pero nota que sus manos ya no están entrelazadas, y se gira para ver que pasa. Lo encuentra con la barbilla hacia arriba, apuntando a las estrellas, taciturno.
-¿Pasa algo cariño?
-No, nada -contestó el chico, aún mirando al cielo.
Pero ella sabía que esa actitud no era normal.
-Te dejo solo, tómate tu tiempo.
-Espera, mira hacia arriba, ¿ves todas esas estrellas?
-Sí, las veo.
-Están ahí porque alguien las puso para ti.
-Oh...
-¿Te gusta?
-Claro... en la ciudad no se ven así.
-Te las regalo, son todas para ti, alguien las puso ahí para ti, ahora yo te las regalo. Cuando mires al cielo, si alguna vez no estás conmigo, recuerda que todo el firmamento, todas las estrellas son tuyas, y así tendrás fuerza para llegar tan lejos como te propongas.
-Lo haré, te quiero mi cielo...
-Y yo también princesa.
Ambos se fundieron en un intenso beso bajo esas estrellas que ahora tenían dueña, soñando con que el fín nunca llegaría.

viernes, 1 de julio de 2011

love

Empiezan siendo momentos, pero cuando pasa el tiempo, las horas simplemente... se convierten en recuerdos. Algunos empiezan siendo momentos bonitos, que se convierten en recuerdos amargos, aunque otros son momentos amargos, que cuando pasa el tiempo terminan siendo recuierdos, y por el simple hecho de que ya pasó, y no lo sientes presente, los recuerdas bonitos... con sentimiento.
Recuerdos de momentos que pasaron, y a veces deseas repetirlos una y otra vez, con las mismas personas e incluso en los mismos lugares. Es increíble, la manera de reaccionar de las personas, y la manera de pensar después de haber reaccionado, por eso es mejor no reaccionar en el instante, y esperar, esperar porque lo que merece la pena, siempre perdura en el tiempo, aguanta tempestades, saltan miles de obstáculos en el camino, pero cuando miras a tu lado, siempre tienes la mano de esa persona, que te ayuda a seguir caminando. Y cuando no está, hay veces que la sientes, y por eso sigues, luchando por lo que para ti merece la pena.
En realidad, estoy orgullosa de saber que pase lo que pase, siempre tendré vuestras manos ahí. Os quiero... aunque a veces no lo demuestre.

Alineación a la izquierda
Isabel, Celya, Loreto, Sandra, Maria José, Alba, Ceci, Ana... y muchas más de las que no he podido descargarme fotos! Os quiero...