jueves, 31 de marzo de 2011

Infieles

Miradas furtivas, caricias prohibidas...
-No puede ser.
-Todo puede ser.
No paro de repetirte que esto no esta bien y tú mientras estas con ella, me regalas el sabor de tu piel. Vivimos escondidos sin saber muy bien porqué, dices que no la quieres, pero tampoco haces por apartarla. No tienes intención de dejarla, prefieres seguir conmigo, como antes, como siempre, a escondidas, pero con ella tambien.
-No sabía que no podías vivir sin mi.
-Si puedo hacerlo.
No entienco porque no me apartas a mi. Nunca pensé hasta que punto era yo tu debilidad. Ni tu la mía...
No debemos seguir viendonos, no debemos... pero tampoco podemos dejar de hacerlo. Me repites que no estas enamorado de mi, pero no me lo creo.
-¿Estas enamorado?
-No...
-¿Entonces a qué juegas?
-No me hagas preguntas, No pienso responder.
No puedes dejarme, no puedes apartarme de tu vida, no puedes vivir sin mi, pero no estás enamorado. Arriesgas tu relación, solo por pasar tiempo conmigo.
-Dejemos de vernos.
-No.
Intento abandonar, pero no me dejas, y ella no sabe nada. Y la besas a ellas, y rozas su piel, y despues estas conmigo, despues me besas a mi... despues nos fundimos juntos en lo prohibido.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Valentía

Y se sienta en la orilla del mar. Y siente como el agua fría y salada roza los dedos de sus pies. Y piensa en él. Mira al horizonte, divisa un pequeño barco velero, que se mece al compás de la marea, y piensa en él. Se da cuenta de que no puede negar lo evidente. Y entonces lo llama. Espera impaciente escuchar su voz al otro lado del teléfono, pero las señales de llamada no cesan, no responde. Y cuelgas triste, sabiendo que nunca más volverá a tener el valor de llamarlo.
De pronto, desesperada, mira al cielo, mira al cielo y piensa en él.

domingo, 20 de marzo de 2011

La fugacidad, la vida.


De acuerdo con Jorge Manrique: "Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir". Es increíble como pasa la vida, como ves a personas que ya han vivido, postradas en una silla, sin mucha concepción de la realidad, rodeadas de personas como ellas.
Como decían los místicos, como encerrados en la propia cárcel de sus cuerpos, esperando que llegue el momento de dejar todo esto, de olvidar lo que han vivido. Como decía el gran Garcilaso de la Vega, ya tendrán cubierta de nieve la hermosa cumbre.
Y te miran con la mirada perdida, sin reaccionar muy bien a ningún estímulo, a nada. Llegan a convertirse en seres apáticos, ni sienten ni padecen. Y es triste pensar desde fuera, que algunas de esas personas son consicentes de que se les acaba la vida, son conscientes de que ya no son autosuficientes, que dependen de los demás para seguir viviendo. Para seguir latentes.
Son algunas conscientes de que les queda muy poco, y ven sus limitaciones. Aquellas cosas que ya nunca más podrán hacer. Solo les queda subsistir el tiempo que les resta. Sin más ilusión que la de qué plato de comida les tocará saborear hoy. Algunas tienen fe, tienen eso que les ayuda a seguir, y es creer que despues de la vida, hay un lugar eterno, un lugar en el que no existan los problemas, y en el que la felicidad sea todos los estados de ánimos existentes. Es laudible la postura de estas personas, cuando te hablan de Dios y creen firmemente en que podrás cruzarse con él en la otra vida.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Una historia de miles

A veces dudo, dudo de mi seguridad, pero ella misma me demuestra que no estoy insegura en esto. Dudo porque no me creo fuera del círculo, porque no me entra en la cabeza que se haya roto lo que fue la rutina. Sin embargo, me siento bien. No necesito esa rutina. No necesito que se ria, ni que me lie con su palabrerío. No necesito sus falsas sonrisas, no necesito su falsa amistad. No necesito que me diga que me aprecia, pero que no puede ser, no necesito ver sus llamadas en mi telefono treinta veces al día. No necesito vivir expectante a mi propia vida. No necesito estar cerca de todo esto.
Pero dudo, dudo porque no es la primera vez que lo creo así. Aunque lo que me hace sentirme bien me demuestra que esta vez es cierto. Mi positividad ante las numerosas situaciones feas que se me han presentado con respecto al tema. Mi frialdad a las palabras que antes podían calar muy hondo, que antes me estremecían, y mi pasotismo e indiferencia hacia las palabras que nunca quise escuchar y que ahora no me suponen nada.
Creo que poco a poco las dudas se han ido alejando y por fin llega la ilusión y las ganas de eliminar resquicios de antaño de mi vida. Resquicios que quedan pero que pesan muy poco, tan poco que un día los aprecio y los miro con cariño, y otro día detesto recordar que están aqui conmigo. Resquicios que un dia guardaría para siempre, para poder recordarlos, y otro día quemaría inmediatamente despues de detectar que siguen aqui.
En fín, como diría Casillas: "Me siento segura"

lunes, 14 de marzo de 2011

La carta del adios

Pensé que siempre sería yo, que eso duraría muchos años. Y que cada noche, como siempre, sería yo la que besara tu frente y durmiera abrazada a tu pecho toda la noche. Pensé que al despertar, serías siempre tú lo primero que viese, sería tu sonrisa lo primero que me encontrara al abrir los ojos. Pensaba que siempre desayunaríamos juntos, que siempre discutiríamos por quién de los dos se ducha antes. Pero un día, apareció ella. Nunca antes te había visto tan extraño, tan evadido, tan lejos... Lo sabía, ahora lo tenía claro. Ahora será ella. Tú y ella.
Ella besará tu frente antes de dormir, ella discutirá contigo por quién recoge los vasos del desayuno, ella te sonreirá cada mañana al despertarte.
Sé que aún no me has dicho nada, pero no es necesario. Se cuando las cosas llegan a su límite, y me duele porque se que no ha pasado nada. Que no hay ningún motivo consistente por el cual te hayas olvidado de mi. Me duele porque la última vez que discutimos, tuvimos la reconciliación más bonita que jamás hemos tenido. Me duele porque faltan motivos. Porque a mi me sobra amor. Pero no, no voy a esperar a que tú me lo digas, a que llegues y me sueltes que ya es tarde, que no hay vuelta atrás, que no querías que pasara, que lo sientes. Porque entonces cambiaré mi imagen sobre ti, porque a partir de ahí, cuando te recuerde, veré a un hipócrita que no tuvo valor de decirme antes que ya no sentía amor por mi.Porque no me creeré esas palabras de arrepentimiento, porque no lo sentirás realmente. No voy a esperarte, espero que no te arrepientas nunca de este paso que estas dando...
Me voy, ¿sabes? hay quien dice que una retirada a tiempo es una victoria.

miércoles, 9 de marzo de 2011

...

Me pierdo cuando te busco y te acercas.
Respiro, te ríes.
Me doy la vuelta. Ya no estás.
Siento tu respiración, te miro, sonríes.
Mis manos buscan tu piel, la encuentran.
Lo notas, te estremeces, te acercas, me besas...
Y me besas...de nuevo, otra vez, y otra...
Y otra... Amanece, te miro, sonríes y vuelves a desaparecer.

martes, 8 de marzo de 2011

Hace tiempo

Hace tiempo que quería decirtelo, pero nunca me he atrevido. Y esque, no sé porqué, me inspiras algo extraño, pero a la vez bonito. Te haces ver como una persona dura pero todos sabemos que no lo eres. Hace tiempo que quería preguntartelo, pero esque cada vez que te acercas se me va de la cabeza, me olvido hasta de donde estoy. Hace tiempo que quiero hacerlo, hace tiempo que te busco y no te dejas encontrar. Además, hace tiempo que te has dado cuenta de esto, y no haces nada.
Hace tiempo que si te miro, no mantienes la mirada, y eso me hace dudar. Me hace preguntarme porqué no damos el paso, porqué no te dejas encontrar. Porqué no nos vemos, porqué no nos olvidamos del mundo, porqué no nos besamos, porqué no perdemos el control... Hace tiemp que lo intento, pero no tengo valor para ser feliz.

domingo, 6 de marzo de 2011

El hombre casi perfecto.

Lo tiene todo, absolutamente todo lo que una mujer quiere para ella. Es simpático, agradable, formal... lo tiene todo, pero a la vez, le falta algo. Le falta lo menos importante, pero algo esencial para que todo lo demás tenga sentido. Sabes que podría ser perfecto, pero no puedes engañarte. Si su físico no te gusta, es muy dificil que algún día puedas sentir algo por él. Debes dejar de intentarlo. No lo conseguirás.

sábado, 5 de marzo de 2011

Conversación

-Prométemelo
-Te lo prometo.
-Solo con hablarme haces que me sienta en las nubes..
-Te echaba de menos.
-Y yo cariño...

viernes, 4 de marzo de 2011

Carnaval y Semana Santa están relacionados.

Época de carnaveles. ¿ Y porqué carnavales ?
La palabra carnaval viene del latín (Carnevale) una palabra compuesta por otras dos: CARNE, es evidente lo que significa, y VALE, palabra que utilizaban los romanos para despedirse,es decir, adiós. Quiere decir que estas fiestas son para decirle adiós a la carne, a las dos carnes, a la que se come y alimenta dícese de las comidas, y a la que se puede comer pero no alimenta, es decir, tienen abstinencia. Aunque también es posible que sea una palabra compuesta por: CARNE y LEVARE que significaría quitar la carne. Y qué mejor forma de despedirse de algo que atiborrándose de ello. Pues en eso consisten etimologicamente los carnavales, en comer y en tener sexo.
Despues de esto, llega la verdadera razón por la que se le dice adios a estos dos placeres terrenales. Y esta razón llega bajo el nombre de "Miércoles Ceniza". En este día empieza oficialmente la cuaresma, que también es un término latino que proviene de (Quadragesima) que significa cuarenta. Cuarenta días, el tiempo de ayuno y abstinencia de los cristianos hasta la llegada de la Semana Santa.

El sentido

Nunca he conocido muy bien el sendero por el que iba transitando, nunca me paré a pensar si lo que vivía se alargaría, o si me traería consecuencias negativas. Nunca intenté saber si actuaba mal o bien en las diferentes situaciones a las que me enfrentaba.
Nunca me interesó lo que hay detrás, aquello que yo no veo con mis propios ojos, si se trata de mi vida. Y esta manera de vivir, trajo sus consecuencias. Lo único que siempre tuve claro esque actué como sentía. Nunca me sentí hipócrita, pues hacía las cosas de corazón.
Pero ahora es diferente. Ahora tengo miedo cada vez que hablo. Siempre investigo lo que vivo. Suelo mirar más allá de donde veo, pues siempre hay algo que pasa desapercibido y trae problemas más tarde. Ahora me dedico a conocer el camino, por el que ando y por el que deseo andar.
Ahora tengo miedo cada vez que voy a tomar una decisión.