jueves, 31 de marzo de 2011

Infieles

Miradas furtivas, caricias prohibidas...
-No puede ser.
-Todo puede ser.
No paro de repetirte que esto no esta bien y tú mientras estas con ella, me regalas el sabor de tu piel. Vivimos escondidos sin saber muy bien porqué, dices que no la quieres, pero tampoco haces por apartarla. No tienes intención de dejarla, prefieres seguir conmigo, como antes, como siempre, a escondidas, pero con ella tambien.
-No sabía que no podías vivir sin mi.
-Si puedo hacerlo.
No entienco porque no me apartas a mi. Nunca pensé hasta que punto era yo tu debilidad. Ni tu la mía...
No debemos seguir viendonos, no debemos... pero tampoco podemos dejar de hacerlo. Me repites que no estas enamorado de mi, pero no me lo creo.
-¿Estas enamorado?
-No...
-¿Entonces a qué juegas?
-No me hagas preguntas, No pienso responder.
No puedes dejarme, no puedes apartarme de tu vida, no puedes vivir sin mi, pero no estás enamorado. Arriesgas tu relación, solo por pasar tiempo conmigo.
-Dejemos de vernos.
-No.
Intento abandonar, pero no me dejas, y ella no sabe nada. Y la besas a ellas, y rozas su piel, y despues estas conmigo, despues me besas a mi... despues nos fundimos juntos en lo prohibido.

1 comentario: