domingo, 29 de enero de 2012

.

Ruinas, ¿no ves que por dentro estoy en ruinas?
Mi cigarro va quemando el tiempo, tiempo que se convirtió en cenizas.
Raro no digo diferente digo raro, ya no se si el mundo está al revés o soy yo que estoy cabeza abajo.

lunes, 23 de enero de 2012

Te quiero

-No puedo vivir sin ti.
-Sí que puedes.
-Sí, pero no quiero.

domingo, 22 de enero de 2012

Distancia, maldita distancia

Terminan de hacer el amor, y un silencio inunda el espacio:
-¿qué te ocurre?
-Nada..
-¿No te ha gustado?
-Ha sido lo más maravilloso del mundo... eres increíble.
-Entonces, ¿qué te pasa?.
-Que ahora tendrás que irte...

Todoloquesiempresoñé.

Y ahora tengo aquello que siempre quise, todo con lo que siempre soñé y no se a quien darle las gracias por esto. Siento que poco a poco veo más cerca ese cambio en mi vida. Y me siento feliz, muy feliz pero también estoy algo asustada.
Se que todo va a cambiar, pero que si ahora soy feliz, cuando cambie lo seré aún más.
Ya cuenta cada día el tiempo que falta para poder cumplir ese sueño... y tiemblo de nervios cuando pienso en el momento. Pero, estoy decidida. Ojalá el tiempo pase rápido y pueda empezar muy pronto esa nueva vida con la que sueño ahora.
De lo que si estoy segura es de que hay algo que no pienso dejar en el camino... a él.
Voy a luchar con todas mis fuerzas para poder tenerlo cerca cada día. Nada va a poder acabar con esto.

sábado, 21 de enero de 2012

SInsentido

Hay preguntas que se hacen para buscar respuestas, y otras que se hacen para encontrar silencio.
Solo necesitaba un rato para pensar, pero para entonces ya era demasiado tarde.

miércoles, 11 de enero de 2012

Al borde de la locura

Querida mamá:
Es duro decir algunas palabras que siento, pero a veces hay que sacar todo lo que se lleva dentro.
Necesito, y ya no por gusto sino por necesidad, irme de aqui. Necesito alejarme de ti, y de papá y de mis hermanas. No soporto esta situación y al ver que cada día va a peor... no sabes la impotencia que siento.
A veces quiero pensar las razones por las cuales haces las cosas como las haces... pero por más vueltas que les doy me parecen tan estúpidas esas razones que prefiero conformarme y esperar.. esperar que llegue el momento de irme de casa, que se que está muy cerquita.
Deseo con todas mis fuerzas dejar de oir como te pones de mal humor a todas las horas del día.
He aprendido a callarme, y a dejar de contestarte como tú querías, pero se que así es mucho peor, pues te pasas más tiempo dándole vueltas a lo mismo.
Cuando le cuento a alguien tus actitudes o cosas que me has dicho, no consigo hacer que me crean, me toman por mentirosa.
POr ejemplo, cuando cuento que no me dejas coger la bici porque te da miedo, la gente se ríe... o cuando les digo que cada vez me recoges más y más temprano, tampoco me creen. Me quedan algunos meses para cumplir la mayoría de edad y me tratas como si tuviese diez años, solo para lo que no te conviene a ti...
A veces me siento como la cenicienta, esa que se recoge temprano y al día siguiente se levanta para limpiar...
Intento tomármelo con filosofía pero a veces se me va d elas manos. Me sacas de quicio. Haces que sienta que no puedo más.
Todos me dicen que hable contigo, que sabrás entrar en razón, pero cuando lo hago, me doy cuenta de que no es así. No razonas, ni siquiera escuchas nada. Crees que llevas la razón y que tengo que obedecerte en todo porque soy tu hija. Pero soy eso tu hija, no tu propiedad. Yo también tengo mi vida y me gustaría que algún día te dieses cuenta de eso. Y de que ya no puedes manejarme a tu antojo. Tengo voluntad e ideas propias. Ya no tengo seis años..
De toda esta situación, se que no voy a encontrar una solución diferente a la de esperar e irme. ASí que tengo que aguantar unos meses... sacarme el bachillerato, buscar piso y hacer las maletas...