viernes, 24 de agosto de 2012

Historias para no dormir

Me dices en tu carta que sigues yendo a aquel bar, a aquel lugar secreto, tan lleno de momentos. Me escribes unas lineas contandome lo sola que estas, que sientes que tu vida, se va con el recuerdo.
Mencionas que en las noches no puedes casi ni dormir, que aun sientes mis abrazos, quedandonos dormidos. Y quieres que te escuche ahora que no estás aquí, ahora que yo he cambiado y te has arrepentido.
Y me pides que recuerde lo nuestro, la forma en que llenabas mi cuerpo, los gestos, las palabras,
 los sueños que compartimos.
Espero que estés bien aunque estés sola, pues en mi vida ya no quedan horas, para pensar en ti, para sentirte en mi, para dejar que mande el corazón.
Que piensas si te digo que no aprendí yo nada de ti, que siempre estuve solo, y el miedo por amigo. Que sientes ahora que la distancia te ha hablado de mi, tu conmoción ahogada, perdida en un suspiro.
Y ahora miremos despacio que el mundo gira hacia el otro lado, intenta borrar de tu historia lo que te he dado.
Espero que estés bien aunque estés sola, ya ves, el tiempo a veces no perdona. Aquí me tienes vuelve a escribir cuando quieras saber de mi...

No hay comentarios:

Publicar un comentario