miércoles, 15 de agosto de 2012

Hoy, 15 de agosto, es un día señalado.

No sé muy bien cuanto tiempo hace que no escribo en este blog, pero me atrevería a aventurar que más de seis meses por lo menos...
Lo que sí sé con certeza es por qué escribo hoy.
Hoy, 15 de agosto de 2012, solo faltan dos meses justos para hacer un año con la mejor persona que he conocido en mi vida. Hoy llevamos 10 meses manteniendo una relación, difícil por qué no decirlo, pero increible. 10 meses en los que he aprendido mil cosas, 10 meses en los que he reido como una loca y en los que he disfrutado como un niño pequeño. Diez meses en los que la distancia ha querido formar parte de nuestra bonita historia, llenandola un poco de lágrimas por no poder estar tan cerca como quisieramos. Pero hoy, también empieza otra cuenta atrás. Falta justo un mes para acabar con esta maldita distancia. En un mes nos reuniremos allí, en una casa que se va a convertir en testigo de todo lo que no hemos podido vivir debido a esos kilómetros que nos han separado todos estos meses. Falta un mes para poder por fin disfrutar de verlo a mi lado cada día, para poder olvidar de una vez ese estúpido teléfono al que le debemos tanto, pero con el que también nos enfadábamos por no mostrarnos esa imagen, por no poder acercarnos los besos y las caricias a demas de las voces. Falta un mes, para que acabe este maldito verano, este verano largo y paupérrimo, careciente de cosas que nos han resultado tan necesarias como nuestra propia respiración.
Falta un mes para no tener que preocuparme de si has llegado bien a casa o si ha pasado algo en la carretera, falta un mes para que la hora no sea un impedimento cuando estemos juntos. Falta un mes para llegar a una de las mil metas que nos hemos propuesto alcanzar juntos. Falta un mes...para alcanzar la felicidad verdadera a tu lado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario