domingo, 1 de diciembre de 2013

El tiempo huye, demasiado rápido.

Y mientras el tiempo pasa sin hacer ruido,yo sigo intentando convencerme de que no parará para mi y de que lo que ha de ser, será.  Entre tanto, seguiré mirando de frente la rosa roja que se marchita a la vez que el viento la deshoja con furia y convierte en ásperos pedazos la dulce y suave piel que cubría sus pétalos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario