jueves, 29 de septiembre de 2011

Reflexiones filosóficas llevadas a la práctica.

El cielo estaba completamente azul, pero algunas nubes empezaron a aparecer.
No tiene porqué ser el cielo menos bonito. Simplemente es diferente, aparentemente ha cambiado, pero sigue siendo el mismo cielo. Aunque la apariencia haya cambiado, se haya modificado, la esencia es la misma.
Eso mismo pienso de ti, aunque aparentemente parece que ya no eres ese a quien conocí, tengo la certeza de que sigues siendo tú. Aquél que me hacía reir de dolor y llorar de alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario