lunes, 26 de septiembre de 2011

Cobarde

No puede ser. He oído mal, no ha podido decirme eso, aqui falla algo. A ver, es posible que sea un sueño, gritaré, o mejor, voy a pestañear muy rápido. Vale, no es un sueño, está aquí, delante mía, puedo tocarlo. Puedo responderle. Pero no lo hago, me quedo callada, soy una cobarde. No tengo valor para hacerlo, solo porque no está bien. Bah, soy una cobarde, y si sigo así, nunca podré tener algo valioso en mi vida, solo porque no arriesgo para conseguirlo.
Quisiera responderle, pero no puedo... Soy subordinada de mi propia cobardía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario