jueves, 1 de septiembre de 2011

Mi sueño imposible

Aún en verano y lloviendo, por una parte me encantan los días así y por otra, me deprimen. Me gusta estar en casa sin nada que hacer, sin tener que ir a ningún sitio, y pasarme el día entero en la cama, sin responsabilidades. Pero por otro lado, son días tristes, son días en los que me da por pensar, y pienso. Pienso qué es mi vida ahora, y qué será de ella dentro de unos años. Pienso si quiero llevar o dejarme llevar, pienso si quiero tomar café o colacao cuando me despierte dentro de diez años. Pienso en tantas cosas, incluso en lo que pensaba antes, dos años atrás por estas fechas, nada. Un año atrás por estas fechas, eso prefiero reservarmelo, pero no, porqué callar. Pensaba en formar una familia, después de haber conseguido el sueño de mi vida y haber estudiado para conseguirlo. Pensaba en tener una casa grande, con piscina. Pensaba en tener un marido atento y un trabajo de cine, literalmente.Pero el tiempo pasa yla realidad vuelve, y veo, que no es posible, que esa vida es demasiado dificil de conseguir y entonces, entonces dejo de tener ilusión por lo que hacía, y dejo de hacerlo. Pero aún hay gente que me hace dudar al hablar conmigo y consigue moverme eso que antes se movía dentro de mi. Cuando esa persona hace que eso se mueva, intento dejar de hablar del tema. Un mes y pico hace que la inquietud volvió, y volvió en Dublín y me persiguió a España. Desde ese día que volví a hablar del tema, sueño a veces que consigo eso que siempre quise, y al despertar, me doy cuenta de que sigue sin ser posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario