miércoles, 10 de abril de 2013

Simples palabras

Está claro que las cosas nunca salen como se planean. Y aún así lo esperamos.
Lo que más importa en este momento es cómo unas simples palabras, aparentemente sobre el mismo hecho,  depende de quien las pronuncie y de cómo lo haga, pueden narrar una cosa u otra. 

Aunque eso ahora da igual, he aprendido que dar explicaciones a quien no le apetece si quiera intentar comprenderte es absolutamente inútil. 

Que cada cual piense lo que quiera, pues así lo hago yo.
Hay veces que no merece la pena conservar aquello de lo que estabas convencido que habías de conservar.

Simplemente, no merece la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario