sábado, 7 de abril de 2012

Miro al cielo y cuento las estrellas dando una razón de por qué te quiero a cada una y finalmente me faltan estrellas en el cielo...
Se queda corta, pero sí se siente miedo cada vez que se pronuncia la frase te quiero. Por si se gasta, por si la otra persona se cansa de oírla o simplemente porque no transmite todo lo que se quiere transmitir al pronunciarla la mayoría de las veces...
Por eso yo soy de la opinión de que a veces sobran palabras y que con hechos, gestos y miradas se dice mucho más.
Cuando te mire, piensa que te quiero y no esperes a que te lo diga...

No hay comentarios:

Publicar un comentario