jueves, 29 de diciembre de 2011

Entonces


No, en realidad todo sigue siendo igual que siempre. Yo sigo siendo yo, no he cambiado nada. A veces me levanto tan feliz que me comería el mundo de un bocado, y sin embargo hay veces que quisiera desaparecer un rato.
Pero no. No tengo razones para estar triste.. simplemente soy así.
Es más desde que él apareció soy muy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario