lunes, 8 de agosto de 2011

Hablemos del tiempo.

Calla, sientate a mi lado, claro, claro que puedes hablar, pero no lo nombres, hablemos de lo que quieras, pero no lo quieras a él. Y si, yo te hablase en algún momento, recuerda que aún lo amo, no digas ni una sola palabra en su contra,nada. Solo yo puedo hacerlo, solo yo tengo motivos suficientes para decir que lo odio, que es una mala persona o que le deseo el mal. Tú no, solo escuchame, no quiero que te lo tomes a lo personal, yo después volveré con él y olvidaré mis duras palabras. Sin embargo, tú ya no le querrás a mi lado. Lo sé, algún día volverá arrepentido de todo lo que hizo, de todo el tiempo que perdimos, arrepentido de cada uno de sus deslices. Lo sé, aún se acuerda de mi. Es demasiado el tiempo que vivimos juntos, son demasiados los recuerdos como para que ya los haya olvidado. Aún se acuerda de mi, al igual que yo me acuerdo de él cada día.
Ahora, tú y yo, amiga, hablemos del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario