viernes, 6 de mayo de 2011

La flor

La amistad es como el amor, y el amor siempre se compara a una flor. Si no la cuidas, se marchita.
La flor hay que regarla, hay que prestarle atención. La flor no es solo un adorno que pones y quitas a tu antojo puesto que es un ser vivo. La amistad es lo mismo. Si no se cuida, se pierde, no es algo que está ahí solo cuando apetece, lo está siempre,pero siempre que las dos personas quieran mantener viva esa "flor". En el momento que una de las personas se descuida, la flor empieza soltando levemente un pétalo, en señal de aviso para que la persona se de cuenta, y la riegue, y la quiera. Si la persona sigue sin prestarle atención, suelta otro de sus pétalos, hasta que por fín logre ser cuidada. Pero siempre llega un momento en que la flor se queda sin pétalos, y ya solo queda un triste tallo de color verde, ese color que simboliza la esperanza. Qué paradoja, la flor marchitada sigue teniendo esperanza de que su dueño la quiera, le preste atención. Pero a veces cuando éste se va a dar cuenta, ya es demasiado tarde. A pesar de que alguien dijo alguna vez que nunca es demasiado tarde si se quiere algo, las cosas, tarde o temprano, terminan terminando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario