jueves, 14 de octubre de 2010

Enagenación mental, amor.

Caminando a zancadas hacia lo desconocido, hacia aquel lugar oscuro, en donde nunca quisiste verte. La sonrisa se te borra, los ojos se te enturbian y la mente... la mente se vuelve inerte. No eres capaz de racionalizar absolutamente nada. Te vuelves tonta, ignorante, pequeña, te vuelves nada... lo miras a los ojos y no te encuentras en ellos. Ya no eres tú la que aparece como última llamada en su lista telefónica, ya no eres tú a la que llama "cariño". Ya no es a ti a quien abraza cada noche antes de dormir, ya no eres tú su "princesa" pero él sigue siendo tu "príncipe".
Sacudes tu cabeza, intentando aclarar tus ideas, pero no lo consigues, vuelves de nuevo a la realidad y este te acecha un golpe, sigues sin ser tú la primera persona en la que piensa cada mañana...
Y te das cuenta de que te ha hecho cambiar... cuando antes solías salir, ahora prefieres no hacerlo. En vez de tu sonrisa constante lo que te queda es una de cordialidad... Lo que antes era ilusión, ahora es angustia... Y ya cuando te miras al espejo no ves a esa chica a la que le encantaba arreglarse y pintarse...ya sólo quedan las cenizas de lo que un día fuiste. Has llegado al punto al que no quierias llegar y lo sabes, quieres aceptarlo pero no puedes, aun te queda la esperanza de que cambie de opinión. Aun miras tu telefono cada cinco minutos para ver si te ha llamado, aun te duermes cada noche sonriendo a los recuerdos, aun sigues esperando que al despediros, te tome del brazo y te bese, como solía hacerlo antes. Aun sigues con la esperanza tonta de tenerlo, como nunca lo has tenido. Aun sigues aferrada a la idea de que te ha querido, al igual que tu a él, y te niegas a ver la realidad... Aun sigues estando con él, en el pasado, en aquel lejano pasado. El tiempo te pasa por encima y te das cuenta de que todo queda muy lejos... de que tus besos en el se han borrado y no logras comprender porque lo suyos en ti, siguen intactos. Los sientes con la misma intensidad, aun tienes ese calor que un dia desprendieron... Aun late cada noche su corazón cerca del tuyo... aun vuestras manos se enlazan como símbolo de protección...Aun el está contigo...
Ya te adentraste demasiado en ese bosque y ahora, ahora no sabes cómo hacer para salir de ahí.

1 comentario: