jueves, 1 de agosto de 2013

Déjame

Déjame llenarme de ti como si de aire se tratase, déjame envolverte en mi cual manta en un gélido invierno, déjame acariciarte la piel como nadie lo ha hecho. Déjame entrar en tu vida, y haré que jamás te arrepientas de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario