martes, 11 de septiembre de 2012

Todo llega..

Cuando todo parece ir realmente mal, llega un soplo de aire fresco.
Sé que las probabilidades de irme antes se reducían por momento, sin embargo, aquí estoy, a martes y con todo lo necesario preparado para iniciar mi marcha. Sí, llegó la hora de "emigrar" a ese lugar con el que llevo soñando varios lustros.
El leitmotiv constante de "quiero irme" por fín se hace realidad.
Es más que evidente que las ganas superan mi miedo, pero aún así, he de decirlo. Algo de miedo tengo.
Miedo a que todo se me quede grande, miedo a no saber llevar lo que he de llevar bien. Miedo a esa gran escuela cuya apariencia difiere completamente de ese lugar al que llevo acudiendo seis años. Porque nada es igual, o eso cuentan. De lo que no cabe duda es de que los pasillos no son los mismos, no está la misma gente, y estoy absolutamente segura de que el cariño que se respiraba en el anterior centro, en este no será tan fácil de descubrir.
En definitiva, es miedo a lo desconocido, a lo nuevo. Miedo porque mi vida va a dar un cambio considerable y no sé si voy a saber controlarlo.
Pero, el miedo no tapa las evidentes ganas que tengo de empezar esta nueva etapa. Una etapa que ahora me toca vivir.
Me da tranquilidad saber que él estará conmigo. Y confío en poder superar sin dificultad todos los obstáculos que se me presenten en esta nueva andadura. Así como, con esfuerzo, he logrado superar los anteriores.
Ésta es la última entrada que escribo desde mi casa en Jerez, al menos por el momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario