viernes, 9 de septiembre de 2011

HOY

Hoy es un día de ayer. Creo que si hoy vinieras, te diría que sí, te abrazaría y luego, luego haríamos el amor como nunca. Te besaría hasta perder la cabeza, como diríamos antes, hasta llegar a enloquecer. Hoy es un día de aquellos, un día de debilidad. Si hoy vinieras, no haría falta ni siquiera que me pideieras perdón. Te lo daría todo, solo hoy. Mañana ya no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario