lunes, 22 de agosto de 2011

Errare humanun est.

En efecto, Errarem humanum est, equivocarse es de humanos. Podemos hacerlo una y otra vez, que mientras sea mediante palabras, quedará en el olvido: Verba volant, scripta manent.
Sí, las palabras vuelan, los escritos permanecen. espero que nuestras palabras no se conviertan en Casus belli entre nosotros ya que terminarán olvidándose. Pero, redeamus ad rem, lo que yo quería decir con todos estos latinismos es que todos cometemos errores, pero no podemos pedir perdón mediante palabras porque al fin y al cabo, como ya he dicho antes, las palabras desaparecen. Así que, hic et nunc, te digo, que me gustaría recibir de ti, Res, non verba. Y me gustaria que fuese de motu propio, aunque no será así, creeme que me gustaría. No quiero decirtelo yo, aunque quizá con esto, de algún tipo de iniciativa. Quiero que sepas que soy una persona que tropieza veinte veces con la misma piedra, pero esto me ha hecho aprender y ahora cada vez que estoy a punto de toparme otra vez con lo mismo, me hago yo misma un vade retro. Por fín he conseguido conocerme a mi misma un poco. Un consejo amigo: Nosce te ipsus.
Por lo demás, acta est fabula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario