jueves, 17 de febrero de 2011

El acceso a lo inaccesible

Ni simpático, ni antipático, lo tuyo es apatía. Y lo mío, no va muy desencaminado. No somos simpáticos, no podemos negarlo. Tu tienes una vida y yo tengo otra completamente diferente. Pero la mia la conozco y la tuya poco a poco voy conociendola un poquito más. No me gusta. No me gustan dos cosas de tu vida. Y voy a intentar cambiarlas. ¿ Cómo lo hago ? Si no tengo oportunidad de acceder a ella en este momento, si no debo acceder a ella por respeto a muchas cosas.
Que roce la amistad, pero que no llegue más allá por lo menos en público. Que no se note por mi parte que eres el polo opuesto de mi imán. Que nadie note que no logro alcanzarte que vuelas mucho más alto que yo. Que eres comparable a las estrellas, parece que están tan cerca...pero cuando intentas tocarlas descubres que están a años luz de ti. Que quizá debiera darme por vencida ya y dejar de intentar algo imposible, o quizá no lo sea del todo.
Siempre cabe la posobilidad por muy remota que sea. Aunque aplicando la ley de Murphy: "Si algo puede salir mal, saldrá mal".
Esto va al cincuenta por ciento. Tengo las mismas posobilidades de acierto que de fallo. Asi deberia de ser, pero no lo es. Lo sé.
Ultimamente no sé como lo hago, pero se me escapan las oportunidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario